back title

Blog

El sueño se constituye como una actividad fundamental para el bienestar humano. La calidad del descanso nocturno tiene repercusiones directas en la salud física y psicológica de un individuo y, por ende, en su forma de asumir el día a día e interactuar con su entorno.

La adecuación de los lugares que habitamos cotidianamente es un reflejo directo de nuestra identidad. Aunque no siempre seamos conscientes de ello, cada detalle es importante y comunica lo que somos, sentimos y hacemos: en pocas palabras, los espacios develan parte de nuestra esencia. 

Aunque no siempre somos conscientes de ello, nuestra vida es un tránsito constante entre situaciones, personajes y acontecimientos que de una forma u otra determinan nuestra cotidianidad. Tenemos el poder de transformar lo que pensamos, decimos, hacemos y hasta lo que sentimos. Somos seres en permanente transformación y ahí está la magia de nuestra existencia: ¡nunca somos los mismos!

Es cierto: cualquier día del año puede ser el momento ideal para celebrar el amor y sorprender a esa persona con la que compartes un vínculo especial. No obstante, este mes encierra una magia particular que invita, sin duda, a explorar tu creatividad y encontrar ese detalle preciso e inolvidable. En María la Judía nos encanta ser parte de esa búsqueda y por eso compartimos contigo una idea imperdible a la hora de complementar tu regalo de amor y amistad: masajes relajantes en pareja.

En los últimos años, el cuidado capilar ha tomado una relevancia especial que se manifiesta en la creciente oferta de productos y tratamientos disponibles en el mercado. Los más variados ingredientes y una amplia gama de procedimientos han hecho que el cabello haya dejado de ser solo una parte más de nuestro cuerpo para convertirse en todo un ritual. Ya no basta con asearlo; hay que consentirlo, estimularlo y, sobre todo, inyectarle dosis de vida.

Cuando los españoles llegaron a tierra americana comenzaron a nombrar los frutos con los nombres de referentes que ellos tenían en sus cabezas. Fue así como, en el siglo XVII, llamaron al aguacate como Pera de las Indias. No pasó mucho tiempo para que ellos identificaran lo que los habitantes nativos ya sabían: que es un fruto con múltiples propiedades que benefician el cuerpo.

Hay momentos, durante el día a día, en los que el cuerpo nos pide parar. Tomarnos un tiempo para la reflexión, para cuestionarnos, para analizar qué estamos haciendo bien, reconocerlo y entender nuestras dificultades y encontrar soluciones, caminos posibles para mejorar.

En María la Judía desarrollamos un aceite terapéutico para la piel grasa y como parte de la solución a un problema puntual: ¡controlar el exceso de grasa en el rostro! Sin fórmulas milagrosas, sin promesas falsas, con la certeza del poder curativo de las plantas comprobado a través de los siglos.

Nos interesa el bienestar de nuestros clientes y trabajamos para que nuestros productos ayuden en el equilibrio entre cuerpo y mente. Pensando en esto tenemos una excelente noticia: por la compra de uno de nuestros Rituales te obsequiamos un masaje en Ananda Centro de Bienestar.

Seguro piensas que los aceites esenciales sólo son terapéuticos, relajantes o analgésicos. Lo que seguramente no sabes es que su uso se extiende a otras prácticas de nuestro día a día, como el deporte y en general a la actividad física.

María encarna el misterio del poder curativo de los aceites esenciales. En esencia, ella materializa la magia que contienen las plantas y su importante rol en el bienestar de las personas, transmitido durante décadas, siglos, milenios.

Como las personas, cada aceite esencial tiene una característica especial. ¡Única! Las plantas tienen una identidad y un gran poder curativo que ha sido aprovechado durante siglos por los hombres y a través de ese perfil terapéutico se ha construido toda una ciencia que ha sanado ese dúo vital que nos construye: cuerpo y alma.

La aromaterapia, esa práctica milenaria en la que los aceites esenciales son protagonistas, permite que nuestros sentidos entren en comunión con el alma de plantas, flores y semillas para obtener de ellas sus propiedades curativas, antisépticas y relajantes.

Los aceites esenciales son, como su nombre lo indica, la esencia más pura de las plantas. Y de alguna manera son la esencia de lo que nosotros somos en relación con el planeta.

En la literatura, las novelas tienen momentos de pausa que le permiten al lector descansar de ciertos acontecimientos y renovar su interés para las escenas siguientes. En las series de televisión hay diálogos extensos que aunque parecieran no aportar nada, cumplen esa misma función: dar pausa, bajar la velocidad, renovar el interés.