Nahid, la esencia del amor

 Nahid.jpg

 

Venus, la diosa del amor, es conocida por los persas como Nahid; un nombre sonoro que trasnochó a generaciones enteras, porque el amor nos toca a todos.

Venus, engendradora del romano pueblo, placer de hombres y de dioses…”. Con estas palabras se refirió el poeta romano Tito Lucrecio a la diosa del amor: Nahid, conocida así por los persas, y quien inspiró a diversos artistas.

En honor a ella se hicieron dos templos; Virgilio sucumbió a su encanto y dedicó alguno de sus mejores discursos; los griegos crearon la estatua más famosa del período helenístico: la Venus de Milo; y Botticelli, Tizano y Velázquez la inmortalizaron en sus pinturas.

Los aceites esenciales de María La Judía se obtienen con el arte de la alquimia. De ahí que Nahid nos inspirara a crear un producto con el que queremos tocar los sentidos y crear ambientes propicios para el amor.

Surgió de la mezcla de tres aceites esenciales. El de canela, que tiene propiedades magníficas para estimular la líbido; el de ylang ylang, que tiene cualidades energizantes y afrodisíacas; y el de mandarina, ideal para relajar el ambiente y hacerlo más dulce.

La combinación de estos aceites da vida al Nahid, que María La Judía presenta en forma de bruma para que vivas noches especiales. Basta rociar el aire o aplicarlo en estado puro mediante pebetero para que poco a poco el ambiente se transforme.

 

 

Visto 1747 veces