¿Cómo controlar el exceso de grasa en el rostro?

María la Judía.jpg

En 1958 el cineasta sueco Ingmar Bergman escribió y dirigió la película El Rostro. En ella la bellísima Ingrid Thulin interpretaba a Aman, una mujer disfrazada de hombre que hace parte de una compañía de magia que está próxima a presentarse y una serie de eventos desafortunados ocurren antes de esa presentación. En aquella película, sin duda, el rostro de Thulin se robaba todas las miradas.

Sobre el rostro se ha escrito mucho, sobre cada uno de sus componentes: la sonrisa, la nariz, los ojos, los pómulos, etc; poetas, novelistas, pintores y escultores, peatones, hombre y mujeres alguna vez hemos hablado de un rostro bello, de una sonrisa que nos enamora o de una mirada que nos perturba y nos hace sentir eso que llamamos mariposas en el estómago.

También, claro está, nos hemos visto ante el espejo y nos reprochamos el exceso de grasa en nuestros rostros y alguna vez, con nuestros compañeros, se nos habrán escapado un par de palabras sobre la grasa en el rostro de nuestros vecinos, hermanos o familiares. Eliminar el exceso de sebo en nuestra piel, especialmente la del rostro, que es nuestra carta de presentación cada día ante el mundo y e hidratarla y nutrirla es parte de nuestras preocupaciones más comunes.

En María la Judía desarrollamos un aceite terapéutico para la piel grasa y como parte de la solución a un problema puntual: ¡controlar el exceso de grasa en el rostro! Sin fórmulas milagrosas, sin promesas falsas, con la certeza del poder curativo de las plantas comprobado a través de los siglos.

Los aceites de manzanilla, lavanda, geranio, limón, ajonjolí, jojoba y germen de trigo, dan origen a un producto antioxidante, que no deja sensación untuosa, elimina la grasa exterior, disminuye el acné y es ideal como desmaquillador.

Dale una oportunidad al poder milenario de los aceites esenciales y transforma tu vida y tu alma.

 

Visto 277 veces